miércoles, 3 de diciembre de 2014

Descubriendo los hilos tensores


Ya hemos oído hablar mucho sobre los hilos tensores, pero ¿qué son? Sigue leyendo y descúbrelos!
 
Los hilos tensores, conocidos como “los hilos mágicos” son una nueva técnica en el tratamiento de flacidez facial y corporal, siendo una de las más demandadas. Este gran tratamiento de antienvejecimiento cada vez está más demandado ya que es muy eficaz, tiene unos resultados bastante rápidos y además es indoloro. Estos estimulan los tejidos, haciendo que se forme nuevo colágeno y fibroblastos, lo que es igual a una piel mucho mas rejuvenecida y tensa.

Los hilos tensores se aplican por una aguja muy finita usada de guía a nivel de tejido celular subcutáneo. Los hilos mágicos tienen unas pequeñas espículas que hacen que el hilo quede anclado en el tejido donde se ha implantado. Una vez anclados estimulan el tejido y reactivan la formación natural del colágeno de la piel.

Lo bueno de los hilos es que no se detectan a la vista, ya que no dejan cicatriz, no sangra y no se nota al tacto, así que nadie notará que te los has puesto. Otra ventaja de este maravilloso tratamiento es que los resultados son muy naturales, ya que es tu propia piel la que genera el colágeno de una forma muy natural.

Los resultados como ya hemos comentado son naturales y progresivos, es decir, a las pocas semanas de haberte realizado el tratamiento notarás una piel mucho más elástica, brillante  con un aspecto del rostro más joven y descansado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario