miércoles, 20 de agosto de 2014

Evitar la anorexia y la bulimia desde casa


Cada vez más los críos pequeños asocian que un número mayor en la balanza es una cosa muy mala. Desde casa podemos evitar que nuestros hijos puedan sufrir anorexia o bulimia en un futuro.
Cuando pensamos en los trastornos de alimentación lo asociamos con los jóvenes u adolescentes, pero eso no es así. Cada vez mas están surgiendo casos a partir de los 10 años. Desde muy críos aprenden que la delgadez es buena y el engordar es algo muy malo, además de tenerle miedo a la cifra de la bascula conllevando el evitar comer.

Prevención

Para evitar que el crío pueda sufrir cualquiera de estos trastornos es muy importante que desde un principio se le explique la importancia de tener una buena alimentación. Hay que hablarle sobre los contras y las consecuencias que tiene el comer mal y sobre todo haz que entienda que comer bien es igual a ser muy feliz.
Tienes que conseguir que el crío asocie la comida con cosas buenas en vez de malas. Unos trucos para esto es cocinarles la comida con diferentes caras, formas o dibujos, ejemplo: Una cara sonriendo, un muñequito, un cuadrado etc. Y sobre todo intenta añadir mucho color al plato.
No tienes que limitarte al cocinar, al contrario, intenta incluir todo tipo de alimentos, así el crío verá que se puede disfrutar de una gran variedad de opciones a la hora de alimentarse. Es muy importante que se establezca una rutina a la hora de comer y sobre todo que se respete, ejemplo: A las 14.00h se come, a las 17.00h se merienda, a las 21.00 se cena...
Las rutinas ayudarán al pequeño a formarse una disciplina.

El autoestima

Realmente el trastorno alimenticio es psicológico y por eso mismo debemos cuidar mucho el autoestima de los peques, haciendo que se sientan útiles y sobre todo valorados.
Tan solo debemos utilizar la crítica si es constructiva, las destructivas no van a ayudar al crío a sentirse bien con el mismo y los calificativos negativos solo le crearán un complejo que puede hacer que deje de comer para tener "el cuerpazo ideal".
Deberemos de explicarle a los peques cuando estemos viendo la televisión o una película que los actores y las modelos no "son reales", es decir, que sus cuerpos no representan la realidad. El pequeño tendrá que entender que no somos así de delgados en la realidad y que hay mucha variedad de figuras muy bonitas. Deberá de entender que pesar poco o mucho nos creará problemas en nuestra salud, que debemos tener un equilibrio.
Hay que remarcarle que la salud es lo mas bello que podemos tener.

La comunicación

La comunicación en casa es esencial para todo. Teniendo una buena comunicación vuestro hijo confiará en vosotros cuando tenga algún conflicto interno y externo.
Los trastornos de alimentación son psicólogicos, por eso, cada vez que el pequeño venga a comentarnos su problema tendremos que escuchar atentamente sin distraernos y deberemos de demostrarle que tiene toda nuestra atención. Después deberemos de darle nuestro punto de vista o proponer soluciones a su problema, también podemos ayudarle a que piense por el mismo una solución. Es muy importante que este acto lo llevemos a cabo sin criticar y sin descalificar, ya que queremos que el crío entienda que siempre tendrá nuestro apoyo le surja lo que le surja.
Es importante que los padres no le den mas valor al aspecto físico del que tiene. Tienen que demostrarle a sus hijos que valoran a la gente por quienes son, por el esfuerzo que realizan y por sus logros en la vida, en vez de en su físico.
Deberemos de evitar comentarios del tipo "Como se ha engordado tal persona", "Que buena esta tal", ya que solo le darán un mensaje muy negativo al crío.



No hay comentarios:

Publicar un comentario